Me cuido, Principal

Hasta en la vacunación, la selva va relegada

Publicado: 25/02/2022
4 minutos

Al 15 de febrero, 12 departamentos del Perú se encontraban por debajo del 70% de inmunización con dos dosis, según datos oficiales. Los más rezagados son Ucayali, Amazonas, Loreto y Madre de Dios; en nuestra Amazonía.

Al 15 de febrero se habían administrado un total de 59,648,371 dosis de vacuna contra la COVID-19. De ese total, 26,934,235 (un 45.16%) unidades se han usado para aplicar la primera dosis, 23,513,185 (39.42%) para la segunda dosis y 9,200,951 (15.43%) para la dosis de refuerzo.

Las cantidades suministradas equivalen al 82.16%, 71.73% y 28.07% de las poblaciones objetivos a las que se quería atender. Es decir, con una cobertura de dos dosis, solo se ha aplicado al 71.73% de las personas objetivo. En el caso de la dosis de refuerzo, solo el 28.07% ha decido aplicarse. Recordemos que la ventaja de aplicarse una dosis de refuerzo es que permite aumentar la respuesta inmunitaria, ello debido a que la efectividad de las dos dosis se reduce con el tiempo, sobre todo en las personas mayores de 60 años.

Todo lo anterior son estadísticas de personas mayores de 12 años. Recordemos que casi a fines de enero, se inició la vacunación para los niños con edades entre los 5 a 11 años. Para este rango de edad, se han vacunado a 1,581,473, que equivale a solo el 37.64% del público objetivo. Esto preocupa, debido que la exigencia para el retorno a clases presenciales, tan importante dado los dos años perdidos, es la vacunación en los niños.

Sin embargo, lo anterior son cifras nacionales. Si vemos la data desagregada por departamentos, aunque hay avances, existen regiones que están muy relegadas. La tabla N°1 muestra las 5 regiones con mayor avance en el proceso de vacunación, así como las 4 regiones más retrasadas. Ucayali, Amazonas, Loreto y Madre de Dios, todas en nuestra selva, son las más atrasadas en el proceso de vacunación. ¡Cómo duele nuestra selva!

Aparte que desde las ciudades ven como los ciudadanos de estas zonas pelean por servicios básicos, para que les limpien sus bosques de petróleo, les ayuden a combatir la tala ilegal, la minería ilegal, son los últimos en recibir las vacunas. ¿A qué se debe este retraso en la inmunización?

Personal de campo del Minsa sostiene que las principales causas del rezago en estas regiones es por nuestra geografía, no solo por las distancias, también lo escarpado que pude ser el terreno, así como la falta de accesos de vías de comunicación. Pero también existen dos causas graves más. Los conflictos sociales y el rechazo a las vacunas. ¡Claro, si hubo un hoy congresista que decía que un tipo de vacunas era pichi, la gente iba a desconfiar!

Justamente, la chamba del gobierno es combatir las fake news mediante campañas de información a la población, sobre todo a la que vive más alejada, dada que la información no les llega de forma continua. Sin embargo, aunque parezca lo más bizarro, el gobierno se dedica a pagar ‘publicherrys’ para mejorar la imagen del impresentable del ministro de salud, Hernán Condori.

Encima renunció la jefa de inmunizaciones del Minsa. Hace unas semanas el Equipo Consultivo de Alto Nivel (ECAN), encargado de recomendar los criterios y recomendaciones éticas en la toma de decisiones respecto a la priorización de grupos a ser vacunados, también renunció en pleno. Los viceministros renunciaron (aunque no se les aceptó la renuncia).

Además, el anterior ministro de Salud, Hernando Cevallos, como informó Hest, quiso meter un juicio al laboratorio de AstraZeneca, porque no cumplió el cronograma y envió vacunas con fechas de caducidad menor a los seis meses (entre 2 a 4 meses para ser exactos), por lo que no podían ser enviadas a la Selva. Dado esto, no podemos decir que le hemos ganado al COVID-19. Enfrentamos problemas serios, tanto de abastecimiento, como de capacidades.

El gobierno está siendo irresponsable con las medidas referente a la salud. El gobierno cedió ante el chantaje de Cerrón y compañía. Prefirió la seguridad del poder y de que le protegerían de todo acto de vacancia con tal que les den el jugoso presupuesto de salud (más de S/22 mil millones). Y el gobierno subestima al COVID-19. Esperemos que recapacite, se junte con personas técnicas que de verdad valoran la vida y se dedican a hacer políticas públicas para ella, en vez de juntarse con buenos para nada que solo buscan satisfacer sus propios intereses y las de sus allegados.   

Economista enfocado en lo financiero y políticas públicas, doglover, la pandemia me regresó al mundo gamer. Una sociedad educada y con libertad económica es lo primordial para el desarrollo
Facebook
Twitter