Principal

¿Por qué el TC rechazó la demanda competencial contra la vacancia presidencial?

Publicado: 19/11/2020
3 minutos

El pleno del Tribunal Constitucional evitó delimitar las interpretaciones sobre la “incapacidad moral permanente”. ¿Qué puede pasar ahora?

El Tribunal Contitucional (TC) declaró improcedente la demanda competencial que interpuso el Poder Ejecutivo en contra del Congreso de la República por el proceso de vacancia de Martín Vizcarra.

Aunque solo se conoció el sentido del fallo, porque la resolución aún no se publica, se supo que esta decisión se tomó por cuatro votos contra tres. Los magistrados Ernesto Blume, José Luis Sardón, Augusto Ferrero Costa y Manuel Miranda votaron en mayoría para rechazar el recurso.

Los que votaron ese sentido alegaron la “sustracción de materia”, al señalar que Martín Vizcarra ya fue destituido y que la demanda del Ejecutivo era sobre el primer pedido de vacancia que no prosperó.

Así, el pleno del TC no se pronunció sobre el tema de fondo y no delimitó las interpretaciones de la “incapacidad moral permanente” como causal para destituir a un presidente.

Aunque resolvió de acuerdo a ley, el TC perdió la oportunidad de marcar la cancha y dejó abierta la puerta para una nueva crisis institucional. Y al no pronunciarse sobre el tema de fondo además alienta las voces que piden una “nueva Constitución” o “refundar el país”, con los riesgos que eso implica.

La presidenta del TC, Marianella Ledesma, y sus colegas Eloy Espinoza-Saldaña y Carlos Ramos consideraron que sí debían regular la amplia interpretación de la causal de vacancia.

“No puede ser que decidan que acá no pasó nada. Se ha perdido una oportunidad histórica […] Sencillamente lo que ha pasado es que el TC no tiene nada que decir sobre la situación del señor Vizcarra, de que lo hayan sacado”, dijo  Ledesma.

“No es prudente en este momento que el tribunal esté echando leña al fuego y esté haciendo crecer esta situación que no contribuye a la pacificación del país”, alegó por su lado, Ernesto Blume, magistrado del TC, al justificar su voto.

 En su cuenta de Twitter, la Defensoría del Pueblo criticó que por mayoría el TC haya optado por no pronunciarse sobre el tema de fondo, al señalar que “la institucionalidad democrática reclamaba que cumpla su papel de intérprete final de la Constitución y fije criterios constitucionales sobre causal de vacancia”.

En contexto

Si el TC se hubiera pronunciado sobre la constitucionalidad o no de la vacancia presidencial, y si se declaraba nulo un acto por un proceso competencial, en este caso, no implicaba que los efectos se puedan retrotaer y restituir a Martín Vizcarra en el poder.

¿La razón? Porque la demanda fue presentada respecto al primer pedido de vacancia, y como en ese caso no se le vacó, se produce la “sustracción de la materia”, pero eso no limitaba la capacidad del TC de darle contenido al concepto de “incapacidad moral permanente”.

Precisamente, el magistrado Carlos Ramos Núñez habló en ese sentido, al señalar que el TC desperdició la ocasión para definir el “difuso, subjetivo, ambiguo y arbitrario” término de “incapacidad moral permanente”.

“Más allá de si se declaraba fundada o no la demanda, se hubiera estado a la altura de las circunstancias históricas; se habría dotado de predictibilidad y seguridad a nuestro precario sistema político”, escribió en sus redes sociales.