Principal

Gobierno entra en campaña por una constituyente inviable e ilegal

Publicado: 20/09/2021
5 minutos

El premier Bellido, la vicepresidenta Boluarte y congresistas oficialistas buscan una nueva Constitución saltándose al Congreso. Y lo hacen desde sus cargos de poder, vulnerando el principio de neutralidad y sin rendir cuentas sobre los recursos con los que realizan estas actividades proselitistas.

El gobierno entró de lleno en la campaña para apoyar el proyecto político partidario de Perú Libre que busca cambiar toda la Constitución a través de una Asamblea Constituyente, lo cual es inviable e ilegal porque pretenden saltarse al Congreso, y además no es urgente ni oportuno, más aún en un contexto de crisis política y económica por la incertidumbre que atraviesa el país.

Así y todo, los rostros más visibles del oficialismo, en lugar de trabajar para lo que fueron elegidos y atender los problemas más urgentes del país y de la gente más vulnerable, se han abocado a un fetiche partidario que solo contribuirá a la inestabilidad, y encima lo hacen con mentiras y falacias como lo revelamos aquí.

El cuestionado premier Guido Bellido aprovechó el viernes último una visita oficial que hizo a Cotabambas (Apurímac) para pedir a los pobladores que firmen planillones de Perú Libre con los que buscan convocar a una asamblea constituyente para cambiar la Constitución.

“Queridos hermanos, ya se está viniendo la nueva Constitución y nuestros hermanos están haciendo firmar (los planillones); tenemos que firmar, aunque los otros no están queriendo esta nueva Constitución”, dijo en quechua el jefe de gabinete.

“La asamblea constituyente será la voz real de los pueblos de nuestra patria”, escribió este domingo el dueño del partido, Vladimir Cerrón, en Twitter, que se ha convertido en su principal plataforma de propaganda política.

Pero lo que no dicen a las personas, que con justa razón esperan por años cambios y una mejor calidad de vida, es que una nueva Constitución no solucionará sus problemas por arte de magia y que no se puede convocar a una asamblea constituyente sin una reforma previa que incluya en nuestro ordenamiento jurídico esa figura, porque pretender hacerlo saltándose al Congreso es ilegal y significaría un golpe de estado fáctico.

Ahora es Bellido, pero también lo hizo la vicepresidenta y ministra de Desarrollo y Poblaciones Vulnerables, Dina Boluarte, lo que implica además un riesgo de que se politicen los programas sociales que su sector maneja.  

Pero el más activo en esta campaña es el congresista de Perú Libre Guillermo Bermejo, procesado por terrorismo, quien viaja a provincias de forma constante. En la última semana estuvo en Puno, Chimbote, Huánuco y Huancavelica, donde ha lanzado discursos dogmáticos que azuzan las contradicciones y que promueven la lucha de clases y el enfrentamiento entre peruanos de manera irresponsable.

 Y lo más grave que lo hacen desde sus cargos de poder, vulnerando el principio de neutralidad y sin rendir cuentas sobre los recursos con los que realizan estas actividades proselitistas.

¿Quién financia la campaña?

Precisamente, este es otro de los aspectos oscuros de esta campaña de Perú Libre, que ha contratado espacios en 100 radios comunitarias regionales. A la par han desplegado también a sus bases regionales para buscar firmas a través de eventos y reuniones en calles, plazas y mercados, donde ponen radioparlantes para repetir una y otra vez la propaganda de mentiras contra la actual Constitución.

Según pudo conocer este portal, lo que buscan en el lápiz es crear un “momento constituyente”, que pasa por “concientizar” a la mayor cantidad de personas para que luego firmen los planillones cuando vayan casa por casa a solicitar rúbricas. El objetivo es conseguir cuatro millones de firmas en los próximos meses.

El problema es que nadie sabe bien de dónde sale toda la plata para pagar esta millonaria campaña propagandística de corte político partidaria que cuenta con el apoyo de las más altas autoridades del gobierno. Consultados al respecto algunos de sus promotores, como el congresista Jaime Quito, solo dicen que se financian con recursos del partido. Pero ya sabemos de dónde sale el dinero que usa Perú Libre para sus campañas. La respuesta quizá esté en el caso ‘Los dinámicos del centro’.

De hecho, esta semana hay el plenario regional de Áncash que contará con la participación otros legisladores oficialistas, como Álex Flores y Kelly Portalatino, así como la de Arturo Cárdenas, alias ‘Pinturita’, que a la sazón es secretario de organización de Perú y uno de los principales investigados por ser parte de la mafia de corrupción que se enquistó en el gobierno regional de Junín para cobrar cupos y coimas, dinero con el que financiaron campañas y actividades políticas, según la fiscalía.

El congresista Jaime Quito es uno de los principales promotores de esta campaña. ¿Estará usando su plata o la de todos los peruanos?

Lo otro es que congresistas como Quito o Bermejo, por un vacío legal, no tienen que rendir cuentas de los recursos que usan para promover esta campaña de su partido. Bien podrían usar los recursos de los contribuyentes que reciben para sus actividades de representación en lugar de su propia plata, porque este tema no es parte de sus funciones como legisladores.

Insistencia sospechosa

Lo también preocupa en torno a esta campaña de mentiras de Perú Libre son sus reales intenciones. Desde el Ejecutivo, el ministro de Economía, Pedro Francke, ha dicho varias veces que no se requiere cambiar toda la Constitución para cumplir con su programa de gobierno. Se pueden y deben hacer cambios puntuales, pero respetando los mecanismos legales que estable la propia Carta Marga.

“Están equivocados quienes creen que el Congreso es un espacio para los consensos”, dijo Bermejo en uno de sus alegatos sobre el cambio de Constitución, lo que confirma que la estrategia será agudizar la confrontación en el Parlamento y da más luces sobre el talante poco democrático de sus pretensiones.

Así, parecen tener sentido las advertencias de diversos expertos que alertan del riesgo que implica una asamblea constituyente: que el gobierno concentre aún más poder para instaurar un régimen autoritario. Ya los primeros pasos los están dando de manera consistente, al copar entidades claves con personajes afines al régimen.